Una de las morfologías de aguas someras que pueden generar un mayor riesgo, aunque poco estudiadas desde este punto de vista, son las cabeceras de cañones submarinos.

En general, los cañones están ubicados en el borde de plataforma y talud continental, pero algunos excavan la plataforma hasta el punto que sus cabeceras están a cientos de metros de la línea de costa.

En estos casos la configuración resultante supone un alto riesgo geológico debido a que son rasgos geomorfológicos muy activos. Las cabeceras de cañón localizadas cerca de la línea de costa sufren cambios en el presente debidos a la interacción con los procesos costeros (deposición y erosión), la acción de corrientes de fondo o sismicidad relacionada con procesos tectónicos.

Esta actividad define factores de predisposición y de detonación de inestabilidades sedimentarias que pueden romper tuberías, cables, destruir hábitats de pesca, cambiar la morfología del fondo marino, y producir tsunamis. Los tsunamis generados en este contexto suelen ser de pequeña extensión pero suponen un alto riesgo en zonas costeras densamente pobladas.

La hipótesis de trabajo del proyecto FAUCES es que 3 cabeceras de cañones submarinos localizados en los márgenes continentales mediterraneos del sur de Iberia, Almanzora-Alías-Garrucha en el margen continental de Palomares, y La Línea y Guadiaro en el margen de Alborán, suponen una amenaza por su proximidad a la línea de costa.

Más información